De cucharas y platos.

Era un Plato de buena cerámica, de eso no había duda. Al fin y al cabo servía a una de las mejores familias de la región aunque no formase parte de la vajilla que sus dueños reservaban para las ocasiones especiales. Se tenía que conformar con ser un plato de diario y, en sus circunstancias, eso era lo peor que podía pasarle. Hacía tiempo que se había fijado en una pulida Cuchara sopera que centraba todas sus atenciones. Había hecho todo lo posible por formar pareja con ella pero esta solo parecía prestar atención a un magnífico Tenedor de plata, integrante de la cubertería de gala. Era difícil competir contra semejante contrincante pero Plato no iba a cejar en su empeño de conquistar a la compañera de sus sueños.

El Invierno era la época idónea para que Plato y Cuchara se viesen con mayor frecuencia. El frío hacía que la mesa se llenase de caldos y sopas con los que entrar en calor. Si no se encontraban allí, lo hacían en el fregadero pero los acercamientos de Plato no lograban su objetivo. Cuchara había conseguido llamar la atención de Tenedor y pronto se les comenzó a ver juntos. Sus nuevas amistades hicieron mella en su carácter y Cuchara comenzó a comportarse como una auténtica esnob al codearse con la nobleza. No solo despreciaba a Plato sino que se burlaba de sus pretensiones amorosas. Plato era consciente del mal trato que recibía y, sin embargo, no podía dejar de quererla.

Lo que Cuchara nunca hubiese pensado es que Tenedor solo fingía corresponderle y la utilizaba para darse importancia ante los suyos. Entre sus compañeros de cubertería siempre había sido uno más pero, desde que Cuchara le pretendía, se había convertido en el centro de atención. Usaba a la incauta hasta que una Cuchara de su rango mostrase interés por él.

Plato sospechaba sobre las verdaderas intenciones de Tenedor y, en varias ocasiones, había tratado de advertir a su amada pero no servía de nada. Lo único que consiguió fue que Tenedor intentase acallar sus comentarios arremetiendo contra él y rayando el esmalte de su dibujo.

Como era previsible, cuando Tenedor logró lo que quería dejó plantada a Cuchara. Entonces ella se dio cuenta del ridículo que había hecho. Era la comidilla de toda la vajilla. Abochornada, se escondió en lo más profundo de su cajón evitando salir al exterior. Cuando finalmente se decidió a ello prefirió no haberlo hecho pues, en un descuido, a punto estuvo de caer por el agujero del triturador de basuras. Plato, siempre atento, se deslizó justo a tiempo bajo ella evitando el desastre. A partir de ese momento Cuchara se sintió muy unida a su salvador y empezó a pensar en él de otro modo.

Plato la colmaba de atenciones y ella se sentía una reina a su lado. El cariño entre ambos era cada vez más fuerte, tanto que Cuchara empezaba a enamorarse. Nunca pudo decírselo. Un día Plato se le escurrió de entre los dedos a la cocinera y se rompió en mil pedazos al estrellarse contra el suelo.

Anuncios

4 comentarios

  1. ShaO said,

    mayo 1, 2007 a 11:42 pm

    Hola!

    Estoy en fase Colón, es decir vagando sin rumbo por Blogs actualizados y he topado con el tuyo por casualidad y he de felicitarme por mi descubrimiento y a ti por tu Blog.

    Me ha gustado esta historia de vajilla-cubertería y tus dibujos.

    Ni que decir tiene estás invitado a pasar por mi país de las nieblas cuando quieras.

    Saludos.

  2. mayo 5, 2007 a 7:01 pm

    Tu BlOg es senCillO pero aGraDAble…
    lOs esCritos enTreteniDos…
    volveré a leerlOs todos cuanDo tenGa tiempO…
    me enCantó…

  3. EDITH said,

    mayo 25, 2007 a 1:43 am

    Qué chistoso… Lo que es la vida, yo buscando un dibujo de una cucaracha para mi sobrina y encontrarme con este cuento.

    Me llamó la atención. Es una historia bonita y creativa pero como romántica me parece un triste final.
    Y tan caros que son los platos!! Jajajajajajaja

    CHAUUUU

  4. Zyanya said,

    octubre 13, 2007 a 3:16 am

    Pues como hoy no tuve clases y me encontraba aburrida en mi casa me puse a buscar blogs interesantes y aterricé aquí…

    Me gusta mucho tu blog, eres un escritor ingenioso y original, me encantó tu cuento y los demás post. Seguiré leyendo (por lo menos hasta que mis carnavalitos me saquen de la compu para ir a jugar Tekken :/)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: