Peleas de críos.

Cuando yo era peque, me juntaba con otro muchachito que, en vez de venir con un pan bajo el brazo, había nacido con una ración extra de Ego. Todo lo hacía mejor que los demás y en todo sobresalía (Siempre según él, claro).

Cada vez que alguien contaba algo, él había realizado una hazaña mayor.

Si tratabas de ser chistoso, él se sabía todo el repertorio de gracias habidas y por haber.

Si tenías alguna pertenencia chula, de esas de las que puedes fardar delante de los amigotes, él la tenía por triplicado.

Parecía no existir manera alguna de hacerle sombra, sin embargo una vez logré hacerle caer de su auto impuesto pedestal. Suponía una tarea complicada y fácilmente podía salirme el tiro por la culata. Milagrosamente tuve Suerte.

Todo comenzó de la manera más sencilla: Picándole donde más le dolía.

Soy más alto que tú (Cosa que era verdad) – Dije Yo.

¡Mentira! ¡Yo lo soy más que tú! – Contestó él estirándose inútilmente como queriendo alcanzar la largura del cuello de una jirafa.

Soy más guapo que tú.

¡Pues yo más que tú! (Le aparecíó una ominosa vena en mitad de la frente)

Soy más simpático que tú.

¡Pues yo más que tú! (La vena se le hinchaba por segundos)

Soy más gracioso que tú.

¡Pues yo más que tú! (Se le había puesto la cara colorada por el esfuerzo de gritar para hacer prevalecer su opinión)

Tengo más amigos que tú.

¡Yo más que tú! (La vena le palpitaba con vida propia)

Soy más rápido que tú.

¡Yo más que tú! (En este punto, su vena parecía a punto de explotar)

Soy más TONTO que tú.

¡Yo más que tú!

Se hizo el Silencio.

¡AY!… ¡NOOOOO!…

Ji ji ji ji ji (Cayó en la trampa)

Y ahí se quedó. Con un palmo de narices.

Dicen que lo importante no es ganar sino participar. Estoy de acuerdo pero…

¡¡Qué bien sienta una Victoria de vez en cuando!!

Anuncios

9 comentarios

  1. Maite said,

    mayo 9, 2007 a 8:59 am

    Sisisisisi, ese niño del que hablas existía y creo existe en todos los grupos, es más creo que también existe en versión adulto.
    Aiiinnnsss, si es que una cosa es ser “listillo” y otra muy distinta ser inteligente (Como tú)

    Un besazo guapete.
    Maite la cantaora.

  2. ALMA said,

    mayo 9, 2007 a 4:20 pm

    Ya te he comentado alguna vez que mi Alma es una sabidilla y de cría lo era aun mas, siempre opinaba de todo para bien y/o para mal, y claro así le fue en su niñez, algún cachete que otro quizás no muy doloroso para el cuerpo pero bastante para el alma.

    El problema es que mi Alma solo aprendió una cosa de esa mala costumbre suya, no dejo de ser sabidilla, seguía opinando de todo, aunque aprendió a hacerlo en silencio y al menos así se evitó los golpes, los del cuerpo y los del alma.

    Pero a la vejez viruelas y el Alma retorna a su esplendor, continúa siendo sabidilla y no le importan para nada las bofetadas (las del alma, eh) que pueda recibir.

    Moraleja
    : al final todos volvemos a ser niños, para bien y para mal, y seguro que tu sigues siendo el niño listo que eras.

    Un beso de niña sabidilla a chico listo.

  3. xely said,

    mayo 9, 2007 a 7:14 pm

    Hola Vida!!
    Jajaja… Qué historia!!
    Y por desgracia siempre existe chicos como esos que solo ven su ombligo, pero me encantó que lo pusieras en su lugar ^_^
    Buena Luna Cielo y un abrazo enooorme!

  4. VALERIA said,

    mayo 9, 2007 a 7:29 pm

    Je, je, je… Me hiciste recordar al “Chavo” (El de la vecindad).

    Besos, Valeria.

  5. Estefania said,

    mayo 10, 2007 a 8:20 am

    ¿El catarro no lo habrás pillado esperando a la camarera del chiringuito en estos días de tanta agua y viento? Si es que…

    Y la culpa de todo seguro que la tiene el niño repelente este del que hablas que, por cierto, ¿Qué fue de él? ¿Se convirtió en una gran estrella del Rock (Que ya sabemos que estos el ego lo gastan mucho)? ¿Se metió a payaso? ¿A garrapata? ¡¡Ya contarás ya!! 🙂

    ¡¡¡Besotes!!!

  6. ShaO said,

    mayo 10, 2007 a 8:23 am

    Me ha encantado la historia de los peques, el problema es que los hay que no mejoran con los años y siguen siendo igual, bueno, más si nos atenemos a las proporciones de pedorros pero ya lo decía El Chapulín Colorado: No contaban con mi astucia…
    Besitos enormes para tí.
    Cuídate 🙂

  7. mayo 10, 2007 a 8:28 am

    Hola Cheshire!
    Eres un chico listo… Y creo que siempre lo has sido…
    Saludos Ancestrales.
    Y si, también me recuerdas al Chavo del 8!

  8. Äfrica said,

    mayo 11, 2007 a 3:11 pm

    No me hablesssss… no me hables de niñossss… que estoy en 2º de bachiller y todavía existen!!!
    Lo que pasa es que yo las dejo (son ellas las peores) con su kilo de maquillaje más que yo, sus marcas en el culo más que yo, sus modelitos más que yo y su gilipollez más que yo.
    Yo no quiero ser más que nadie 😉

    Äfrica

  9. BRAM said,

    mayo 14, 2007 a 8:58 pm

    ‘Chico listo’… A veces… Como tod@s… Otras soy de un tontorrón que asusto… Pero lo llevo con dignidad… Es la ventaja de saber reírse de uno mismo y (Casi) no tener sentido del ridículo.

    Como bien digo, fue una cuestión de Suerte. Se llega a dar cuenta de mi estrategia y el que queda como tonto soy yo. 😦

    En cuanto al niño repelente… Bueno, digamos que sigue teniendo su Ego pero, a pesar de todo, es un tío genial.

    Nunca es cómo se empieza sino cómo se acaba.

    Saludos 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: