Esos aparatos inventados en el Infierno.

No hace mucho, tuve que hacerme unas fotos de esas de carné para mi ficha del trabajo. Como me las tuve que hacer deprisa y corriendo, no pude ir tranquilamente a un estudio fotográfico en el que te iluminan que da gusto y sacan la mejor de tus caras (Que para eso pagas). No me quedó otro remedio que usar un Fotomatón.

Fotomatón. Terrible palabra. Si hasta el mismo nombre da yuyu: Foto-matón. ¿A qué mente perturbada se le ocurriría semejante denominación? Pero claro, luego utilizas el aparatejo en cuestión y lo entiendes todo. El nombre no puede estar mejor puesto.

Lo primero es tratar de descifrar en los anuncios del exterior de la máquina cual es la opción que necesitas, que siempre hay varias para complicarnos la vida, como esa en la que te ponen de fondo un paisaje de las pirámides egipcias y tienes que lograr encajar la cara dentro del dibujo de una momia (Se supone que es una foto graciosa pero vaya la gracia de que te llamen momia, así sin venir a cuento). Otra opción, también altamente apetecible, incluye un llavero para llevar tu foto dentro, que solo falta que te deje la posibilidad de apuntar la dirección de tu casa y, si un día pierdes las llaves, el señor ladrón al menos sabe a quien está robando y, con suerte, te deja unos céntimos en la mesilla del dormitorio porque te ha cogido cariño ya que te conoce de antes.

Una vez logrado salvar el escollo de la elección del tipo de foto, toca adentrarse en la dimensión desconocida: El interior de la máquina.

Por lo pronto, el Fotomatón no te da intimidad alguna. ¿Qué te separa de las miradas indiscretas? ¿Una simple cortinilla? Ni que hubiera que estudiar ingeniería para descorrer una cortina. ¡Amos, anda!. Eso no es seguro, hombre.

Luego siempre pasa lo mismo: La banqueta no está a tu altura. O el anterior inquilino del Fotomatón era Pau Gasol y te la ha dejao subida a la altura de los sobacos, o era una subespecie de la familia de Los Pitufos y tienes que pegarte varios minutos dándole vueltas para elevarla desde tu pantorrilla a donde debe estar para que te aposentes en condiciones.

Sueltas la pasta, eliges la opción y comienza el drama.

Y es que la voz de la ‘señorita’ de la máquina (Que ha debido tomar lengua para comer porque ¡Joer lo que casca!) no deja de decirte que te pongas guapo, que no tienes tiempo y que la máquina va a disparar la primera foto y más vale que te prepares. Comienza la cuenta atrás. (Eso parece el despegue del Challenger. 5… 4… 3…).

Uy, te has visto en el espejito un pelo fuera de sitio (Que hoy hace mucho viento y llevas unas pelanas todas tan llenas de caracolillos que pareces Marujita Díaz). Subes un momentito la mano para ponértelo donde toca y la máquina dispara el flash a traición (La muy cabrona). Total que en la foto que aparece en la pantalla parece que estés practicando un paso de Sevillanas. Y con el caracolillo a la virulé.

Obviamente esa foto no sirve, pero como te quedan dos opciones más no hay problema. Alguna ha de salir bien (O eso te crees tú).

El Fotomatón va a hacer la segunda foto. Te pones en posición y esperas. Y claro, como estamos en Primavera y la alergia flota en el ambiente, de repente tus narices se rebelan contra ti y empiezan a picarte. Sacas el cleenex deprisa y, milagrosamente, te da tiempo a sonarte. Todo solucionado. 3… 2…

ATCHÚUUUSSS!!!

Ay, madre!!! Acabas de regar la pantalla y no se ve nada!!! Hay que limpiar eso que si no la siguiente foto (Porque esta es inutilizable, claro está) va a parecer que te la hacen en el fondo del Mar.

Calma, calma, que queda una. Esta ha de salir bien por obligación (Y porque no queda otro remedio). Pero ni calma ni gaitas, tú ya estás en tensión pensando qué demonios va a pasarte ahora, así que tu ensayada sonrisa se desdibuja en medio de una mueca de preocupación.

Y Zas!

La foto.

Te miras atónito.

¡¡¡Pero, pero, pero…!!! ¿¿¿Quién es eseeee???

Y es que nunca nos reconocemos en las fotos. Es como cuando te oyes en una grabación: Tú jurarías que tienes una voz angelical, digna de los coros celestiales y resulta que suena más bien como el graznido de un cuervo con unas cuantas copitas de más. Yo sostengo la teoría de los antiguos que decían que las fotos capturaban el alma. Los Fotomatones deben capturar el alma pero van con retraso (Como los trenes) y mantienen en tus fotos el alma del anterior inquilino del Fotomatón y, evidentemente, el alma de un esquimal congoleño no se corresponde con la tuya ni por asomo.

Definitivamente no te queda más remedio que quedarte con la, igualmente terrible, tercera foto porque, pese a todo, es la más presentable. Eso si, juras y perjuras que jamás volverás a usar un Fotomatón en tu vida porque no hay derecho a tanta desgracia junta. Bueno, lo juras hasta la siguiente vez que te piden fotos y no tienes ninguna y, como te da pereza ir a un fotógrafo en condiciones (Que además cobra más), pues piensas: Total… Qué puede pasar???

¡Insensato!

Anuncios

21 comentarios

  1. ALMA said,

    junio 11, 2007 a 11:56 pm

    Mi Alma, previsora donde las haya, se hizo años ha (Cuando la primera comunión), unas veinte mil fotos, que utiliza siempre que las necesita. A ver quien es el guapo que le dice que esas fotos no se corresponden con la realidad actual. Como bien dices, todas son iguales y ni se nota que se hicieron hace un tiempo largo. Hombre, el vestuario canta, pero como cada uno viste como quiere… Te pones a gritar que no discriminen por razón de vestuario, que son unos racistas y listo!

    ¿Quién inventaría lo de poner las fotos en los carnés? porque, bien mirado, pueden mirar lo que quieran (Los que se dediquen a mirar eso), pero no encontrarán ningún parecido vean la foto que vean.

    Y lo de que las fotos son el reflejo del Alma, ni por asomo, te lo digo yo, que soy experta en Almas. Me saque la foto que me saque, ninguna me refleja en ningún sentido, y nadie podrá negar que si me saco una foto, debe salir un Alma. Bien hermosa por cierto.

    Un beso y una foto de fotovidón (De vida, claro)

  2. Valeria said,

    junio 12, 2007 a 12:32 am

    Jajajajaja!! Tal cual. Las fotos y las grabaciones nos bajan de diosas/ses del Olimpo a batracio del pantano. Ya me parecía… A veces la imagen mental que tenemos de nosotros mismos se lleva mal con el Fotomatón.

    Besos.

    Valeria.

  3. Estefania said,

    junio 12, 2007 a 1:47 am

    ¿Feliz cumpleaños? ¿El fotomatón maldito? ¿Quién esta “pallá” dices? Date sugus Chesi, date sugus!!!!! 😛 Jajajajaja El fotomatón es uno de los lugares que más risas puede proporcionar (Si te metes con 5 personas e intentas que todas las cabezas quepan en el circulito. Si lo consigues, obviamente la foto sera un churro, pero el rato de risas no te lo quita nadie).

    En cuanto a la cortinita… En el caso de las 5 personas es totalmente inútil e innecesaria. Si estás solo… pa que quieres intimidad? Si solo es una foto… no? 😉

    Cuídate!!!!! Besooossss!!!!

    PS: Feliz año nuevo! Que casi me olvido!

  4. Ulrhà said,

    junio 12, 2007 a 9:18 am

    A mi me encantan… como divertida máquina de tortura para los demás.

    Me encanta ver las fotos que los otros, los que se atreven a entrar en esa dimensión extraña, se hacen. Como el novio de Amelie, te prometo que las coleccionaría, formando un increíble collage de los horrores.

  5. Maite said,

    junio 12, 2007 a 10:38 am

    Jajajajajajajajajajaja

    Pues a mí ese trasto me ENCANTA. Si yo te contara la de buenos ratos que he pasado yo ahí adentro. Cuando era más jovencita nos metíamos toda la panda a hacernos fotos a eso de las seis de la mañana (Sonrío al recordarlo) intentando colocarnos para salir todos en la foto (Nunca lo conseguimos) y luego las risas al ver las fotos…

    Sisisssi, me fascina ese trasto.

    Abrazos mil, mi niño.

  6. Äfrica said,

    junio 12, 2007 a 8:26 pm

    Jajajaja! Qué bueno! No has pensado en dedicarte a los monólogos de humor? Jajaja! Me lo he pasao bomba 😀

    Pues yo creo que nunca he usado un fotomatón porque en mi pueblo no hay de eso, jeje, pero no debemos preocuparnos ni echarlo en falta, porque sí, ellos, los mismos fotógrafos han aprendido a hacer lo mismo! Increíble!!!

    Sabiendo que esas fotos para carnet deben tener la cualidad de sacarte horrorosamente fea, se han puesto manos a la obra y dejan que el empleado de turno haga la proeza de retratarte. O a la que limpia la tienda: Ehhh, mari, anda hazle tú las fotos! Y claro, es como si fueras al fotomatón, pero de manera artesanal, que manda güebos! Ya que tienen material podrían esmerarse un poquito!

    Al menos a la máquina la puedes insultar, sacar la lengua, cagarte en sus muelas, darle un patadón… pero qué haces con el fotógrafo in person??? Lo denuncias??? Le mandas luego anónimos amenazantes???… Nada. Después de la cara de gilipollas que te ha sacado, encima tienes que ponerle cara de gilipollas a él y preguntarle cúanto es! Arrrggghhhh!

    Yo se lo digo a mi madre: Cualquier día, cuando salgamos de España, fijo que te arrestan por tu cara de terrorista en el pasaporte, juasjuasjuas! Ej que da miedo ella, oye! xDDD!!!

    En fin… lo que sí usé fueron las máquinas esas que te retratan con Mr Bean y de diversas maneras, jaja, cuando era peque me gustaba! 😀 Tengo un montoncillo de esas.

    Besitossss!

    Äfrica

    P.D. Y gracias por tus ánimos. Estoy muy tranquila con la selectividad, no ves que no piden foto??? jisjisjis!!!

  7. Paco said,

    junio 13, 2007 a 4:36 pm

    Además tal como están hoy en día las cámaras ocultas, cualquiera se fía de lo que dice la “niña la caja” que es la duende que está dentro dando instrucciones… “Suba el sillón” a lo que respondes “Ja! Que os he pillao!” y así te sale luego la foto de nariz p’arriba ¬¬

  8. Jose said,

    junio 13, 2007 a 5:47 pm

    Aiiiiiisssss… Qué tiempos aquellos en los que una buena juerga no era juerga si no había fotomatón de por medio… Estoy seguro que el resultado de aquello no era culpa del fotomatón, pero tampoco estabamos para ver resultados… Y ahora los “modernos” que te hacen cualquier cosa… (Y yo que me dejo…)

    Un abrazo, campeón! 😉

  9. moemo said,

    junio 15, 2007 a 11:36 am

    Ni que me lo digas. Lo del fotomatón es un desastre. Cuando estudiaba Bellas Artes teníamos que presentarnos en clase de fotografía con una foto de fotomatón pero tenía que ser algo diferente. Yo quería representar el misterio llevando un pañuelo para que sólo se me vieran los ojos y una copa con una vela para crear esa atmósfera. Era un trabajo rápido de un día para otro y no sabes lo que me costó encontrar un fotomatón por aquí. El alcalde debió vérselas con alguno y por eso sólo dejo un par en toda la ciudad y pq no sabrá que están que si no los quita. En fin, que no tenía ni tiempo ni dinero (Estudiante… Qué sueldazo… ¬¬) y salió lo que salió. Al día siguiente, quedaron expuestas y la gente pensaría: Jueves universitario, esta estaba tajá y se tapo la cara para que no la vieran tan mal y encima aun va con la copa..

    No tengo muy claro si es el fotomatón… pq las fotos de carnet, tela! Ni fotógrafo ni nada. Si nos pusieran una camiseta de rayas, blanca y negra, pareceríamos todos presidiarios. No te reconoce ni tu madre y eso que como dicen ellas… ‘No voy a reconocerla si la he parido yo’… pues no en las fotos de carnet. Hasta tu madre: ‘¿Quién es esta?’ Siempre te queda la esperanza de decir: Bueno, a la renovación me voy a la pelu si hace falta y que me maquillen. Pero sólo es una esperanza pq al siguiente piensas: Con el cariño que le había cogido al anterior casi que lo prefiero.

    Un besote.

  10. ShaO said,

    junio 15, 2007 a 1:36 pm

    Puaaa ni te cuento, si vas solo todavía es más probable que aún puedas aprovechar alguna (Exceptuando cataclismos naturales como los narrados por tí Jajaja) pero si vas con alguien más, es misión imposible que salga algo decente (Lo digo por experiencia). Has probado con un montón de caras haciendo cucamonas por los laterales y bajos de la cortinilla, incluso alguna mano que si acierta con el punto central indicado por la amable señorita incluso estando fuera de la cabina?) Pero… Para qué fotos, si nunca se parecen al original? Jajaja.

    Besitos a todo color para tí y que tengas un bonito fin de semana 🙂

  11. liver said,

    junio 15, 2007 a 9:31 pm

    Muy interesate relato y definición del cuartito ese. Nunca lo he usado. Francamente, desde que vi La Cabina, a mi los espacios tan chicos y cuadrados me dan repelusssssss…

    Parece un lugar propicio para cualquier cosa… Qué imaginación más rastrera tengo joé…)

    Besos

  12. NEOGEMINIS said,

    junio 16, 2007 a 6:34 am

    Fotomatón??????… Será que te matan en la foto… De ahí el nombre… Jajajaja… Tenés el precioso don de la narración divertida Jajajaja. Te agradezco por el buen rato que me hiciste pasar. Al igual que con la anterior entrada, la de las mascotas sosas, Jajaja, me he divertido muchísimo.

    Te lo agradezco de corazón. Un placer pasar por aquí.

    Hasta cada rato!!!!

    Mónica

  13. Adamás said,

    junio 18, 2007 a 12:33 am

    Plas Plas Plas Plas

    Que poca razón tienes, madre mía… Jajajajajaja

    En mi caso no visito mucho el fotomatón ni a los fotógrafos, después de todo, como mi apariencia cambia tanto con el paso del tiempo, a día de hoy utilizo fotos de hace 5 años. Hice fotocopias en color: Tengo una veintena de hojas con mi cara repetida Jejeje

  14. Ulrhà said,

    junio 26, 2007 a 6:01 pm

    Cómo va todo por estos lares?
    Un beso.

  15. liver said,

    junio 26, 2007 a 10:04 pm

    !!!!Diosssssss¡¡¡¡¡ !!!!!!Se lo ha tragao el fotomatón¡¡¡¡¡¡¡¡

  16. Valeria said,

    junio 28, 2007 a 6:55 am

    Paso a dejarte saludos, abrazos, besos, etc, etc, pero hace rato no te encuentro. Todo ok?. Valeria

  17. Mawe said,

    junio 30, 2007 a 3:10 am

    MUY INTERESANTE…

    INTRIGANTE E INTERESANTE…

    … (-.-) …

  18. julio 18, 2007 a 8:30 am

    JA JA JA JA… Así que esos aparaticos se llaman así… Ja ja ja ja… Pues mira que supuestamente siendo una “metrópoli”, en Bogotá solamente he visto como 3 de estas maquinas infernales… Aún siguen los fotógrafos, y como Äfrica bien lo cuenta, a ellos si que no puedes darles al menos un golpe Ja ja ja…

    De voces, pues mira, he podido escuchar las de Ulrhà y Alma y me parecen fenomenales… Algún día yo haré un podcast y ahí se verá que tan bonita voz tengo… En cuanto a las fotos no sé porque siempre termino haciendo muecas y casi nunca he quedado serio en las mismas… Ja ja ja…

    Bueno no siendo más te dejo un abrazo ancestral y de color sepia… De todos modos, las fotos son para el recuerdo… Así sean desde un -matón- Ja ja ja

  19. Lost Girl said,

    septiembre 19, 2007 a 10:45 pm

    DIOOOOOOOS!! Cómo me he podido reír!!! Jajajaja, la leche!!! Qué buena historia, es verídica???? Como lo sea te doy mi pésame XD Sobre todo me ha impactado lo del esquimal congoleño jajajaja! Los que están cerca de mí se han pensado que me daba un ataque de algo y que me he vuelto loca definitivamente XD

  20. Merrick said,

    octubre 5, 2007 a 5:46 pm

    Jajaja, me lo tenía guardado hace unos días para leerlo!

    Muy bueno!

    Y muy real!

    Estúpidos, estúpidos Fotomatones!!

  21. Camila said,

    marzo 4, 2009 a 1:51 pm

    Estuvo super chévere, a mi me encantó.

    Chao, chao…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: