“CON CAPAS Y A LO LOCO” (Una historia de superhéroes, supervillanos y tontadas varias) Primera parte de unas cuantas partes.

La entrada al comercio se encontraba abarrotada debido al inicio oficial de las rebajas. Miles de mujeres (Y algún que otro hombre que se había metido sin querer dentro del gentío y ya no sabía cómo salir de él) hacían cola para cuando se abrieran las puertas del lugar. Entre todas esas personas se encontraba Otilia. Tenía unos cincuenta años y era poseedora de lo que bien podría denominarse, siendo generosos, como una ‘Belleza distraída’ (O quizá ‘Atentado estético en toda regla’). Cualquier persona que se hubiera fijado en ella una sola vez, se lo pensaría mucho antes de volver a mirarla una segunda. Con un susto al día ya bastaba. De hecho, hasta sobraba. El peinado de la mujer era un verdadero prodigio de la ingeniería más disparatada. Era prácticamente imposible que todos esos rizos aparecieran sin orden ni concierto sobre su cabeza sin ser algo premeditado. Hasta el pelo de un recién levantado tras una noche particularmente difícil sentiría vergüenza de amanecer así. Sus gafas, con unos enormes cristales de aumento que harían palidecer de envidia al mayor telescopio del mejor observatorio astronómico, y su tremendamente desgarbada figura, le conferían el aspecto de una Mantis Religiosa a punto de merendarse al macho aunque, sin duda alguna, en este caso era la hembra la que iba perdiendo ostentosamente la batalla (Seguro que pensaréis que estoy siendo demasiado frívolo al describirla y me diréis eso de que ‘La belleza se encuentra en el interior’ pero yo no le he visto los huesos a Otilia así que no puedo opinar). El caso es que nuestra adorable cincuentona estaba conversando animadamente con alguien que había conocido esperando a que abrieran.

– …Y yo, muy digna, le dije a mi jefe que me había hecho una marranada, que tras 35 años trabajando como secretaria en la empresa no era plan que todo terminase así. Pedí una buena indemnización, desde luego. Prejubilada a causa de mi vista deficiente, que estaba cegata, me dijo. ¡Yo no tengo mala vista! Mis ojos están perfectamente. Llevo gafas porque me cuesta enfocar un poco pero eso es todo. Tampoco es algo alarmante…

– Señora,… disculpe,…– Una joven que estaba inmediatamente después de Otilia en la fila y que (Inexplicablemente) llevaba un buen rato observándola sin caer presa del pánico, le tocó el hombro para llamar su atención. – ¿A quién le habla?.

– Pues a esta chica tan simpática, querida. – Dijo Otilia señalando inocentemente frente a ella.

La joven miró hacia el lugar, miró luego a Otilia, volvió a mirar extrañada al lugar indicado y finalmente giró de nuevo su vista sobre Otilia.

– Señora… P-pero si eso es un póster de dos metros de Meg Ryan anunciando las rebajas

– Oh… Vaya… Ya decía yo que la notaba algo cabezona…

En ese momento las puertas se abrieron. Las mujeres irrumpieron a tropel en el comercio como una jauría de galgos persiguiendo al conejo del consumismo. La estampida pilló desprevenida a Otilia quien, a causa de la fuerza centrífuga, terminó girando sobre sus pies en una pirueta digna de David Bisbal.

– Uy, qué mareos… y no me he traído la Biodramina conmigo… Aysss… Qué malica me he puesto en un momentillo de nada…

Otilia pasó de su rosado color carne habitual al verde en cuestión de segundos pero logró recuperarse y entrar sin tambalearse demasiado en la tienda aunque, desorientada, confundió el baño de señoras con la planta de ropa. Ni siquiera se dio cuenta de su error cuando intentó probarse un lavabo y vio que no le cabía.

–  No se moleste, Señorita – Le dijo a su propio reflejo en el espejo pensando que era una dependienta – Creo que no es de mi talla y, además, el tejido es muy recio. Casi mejor que lo dejo y me voy a mirar otras cosas.

Otilia consiguió salir del baño y finalmente encontró la sección de ropa. Cuando estaba a punto de coger una chaquetilla torera que le había gustado (A pesar de que en realidad eran unas bermudas estampadas), una inesperada explosión sacudió la tienda. En medio de la espesa nube de humo que se había generado aparecieron unas tenebrosas figuras. Los guardas de seguridad del local corrieron hacia ellas, pistola en mano, a ver qué pasaba pero unas veloces manchas negras salieron del humo y los derribaron antes de que pudieran hacer nada, siendo desarmados y maniatados en cuestión de segundos. ¡El comercio estaba siendo atacado por ninjas! (¡Hala! ¿Qué interesante se está poniendo esto de repente, no?). La tienda se llenó de gritos histéricos.

– ¡SILENCIO! – La atronadora voz provenía del centro mismo del humo.

Todas las cabezas de los presentes se volvieron a mirar impactadas.

Uno de los ninjas, cámara de vídeo en ristre, comenzó a grabar la escena apuntando a la voz.

– ¡Acción! – Gritó el ninja.

Un hombre calvo y grueso, de gesto severo, vestido como un científico loco (O como un dentista, que igual eso os da más miedo) y con el dibujo de media calavera roja pintada en la parte derecha de su cara y luciendo un monóculo en su ojo izquierdo y basta ya de describirlo, emergió del humo haciendo una fascinante entrada teatral. Alzó el potente altavoz que llevaba en su enguantada mano derecha y, colocándoselo frente a la boca, se dirigió a su obligado público.

– Buenos días, damas y caballeros, mi nombre es Doctor Monóculo y esto es un secuestro ¡COJ-COJ!… – Tosió – ¡Maldito humo!, ¡Cómo se mete en los pulmones el jodío! ¡COJ!

(Continuará… Si… Probablemente…)

Anuncios

26 comentarios

  1. ALMA said,

    noviembre 28, 2008 a 11:48 pm

    Primer comentario de unos cuantos comentarios.

    Pobre Doctor Monóculo, no sabe la que le espera con Otilia.

    Volveré… Si… Probablemente.

  2. Merchi said,

    noviembre 29, 2008 a 12:27 am

    Ya he llegado!! ¿Rápida, eh?.

    Me gusta el post Sr D. Aspirante a ilustrador, escritor y gracioso. Consigues hacer las tres cosas de maravilla, así que mis felicitaciones. Ha logrado usted que lo lea atenta, que imagine a la pobre Otilia en escena, y todo eso con una sonrisa en la boca 🙂

    Vuelve a escribir pronto, quiero saber que pasa con Otilia y los ninjas esos.
    (Esta, como no ve palmo de tierra, es capaz de cargárselos sin querer :D)

  3. analix said,

    noviembre 29, 2008 a 12:36 am

    Oh!
    Un monóculo despistado!
    Pobre de él… lo que le espera…

  4. noviembre 29, 2008 a 12:44 am

    Si es que es así!! No hay nada como la espera si el resultado es éste!!!

    Ya estabas tardando, jodío, en escribir ¡Y mira que me gusta seguirte!

    Jejejejeje Estoy impaciente por ver cómo sigue actuando el ‘endividuo’ éste de ‘un sólo ojo’

    Mwahajahajahajaaaaa!!!!!!

  5. gaby said,

    noviembre 29, 2008 a 1:04 am

    No se por qué siento algo de pena por el Doctor Monóculo… Me late que Otilia va a hacer que desee no haber nacido.

    La espera vale la pena, Yogur… ¡Escribes de una forma maravillosa!. 🙂

  6. BRAM said,

    noviembre 29, 2008 a 2:18 am

    La vida está llena de casualidades.

    Me gusta escoger nombres curiosos para mis personajes porque así me resultan más cómicos que si tuvieran un nombre más común, pero al elegir el de Otilia nunca imaginé que acertaría tanto.

    Leed esto: http://www.churchforum.org/santoral/Agosto/0908.htm

    Y yo no tenía ni idea al escribir mi historia.

  7. Balo said,

    noviembre 29, 2008 a 2:36 am

    Esperaré a ver que pasa con Otilia. Escribe pronto, me he quedado en ascuas…

    Un saludo y lindos sueños.

  8. Zeleste said,

    noviembre 29, 2008 a 5:50 am

    Hola! No había pasado por aquí antes. Qué gracioso 🙂
    A mí me gustaría escribir algún día, tal vez pronto.
    Pero, Jajaja, Otilia me dió mucha risa. Quiero leer el resto!
    …Ya me imagino… 😀

  9. noviembre 29, 2008 a 10:16 am

    Escena típica del primer día de rebajas. Me gustará saber que le pasa a Otilia. Yo conozco a una Obdulia.

  10. conxa said,

    noviembre 29, 2008 a 12:33 pm

    Buena combinación: Otilia y Monóculo, bueno, esperaremos a ver que pasa!!!

    (La descripción de Otilia, magnífica)

  11. kassiopea said,

    noviembre 29, 2008 a 7:22 pm

    Cuando el Doctor Monóculo vea a Otilia… se acaba la película Jajajajaja.
    Muy bueno el relato, avisa cuando pongas la continuación.

  12. El Ente said,

    noviembre 29, 2008 a 10:31 pm

    Pero bueeeeno!, esto no lo sabía yo… pues qué bien, Yogur!!!

    A ver cómo sigue, ehhhhh? Jejejejeje

    EA! TE ENLAZO ESTE BLOG

    UN ABRAZO!!!!

  13. Mamen said,

    noviembre 30, 2008 a 1:16 am

    Me gusta tu “OTRO BLOG”, Jejeje…
    Pero qué sorpresa!!!… Qué imaginación tienes!!!…
    Me seguiré pasando para ponerme al día 😉

    Besoooossssss

  14. Conner Kent said,

    noviembre 30, 2008 a 1:39 am

    Ay, Dios, lo que me he reído, en serio, a estas horas de la noche, ya con lo del peinado casi me muero XDDD

    MUY BUENO

    MUY BUENO

    ¡¡MAESTRO!!

  15. Merrick said,

    noviembre 30, 2008 a 5:19 pm

    Pobre Otilia!! Esta mujer es un homenaje “vivo” a media factoría de Francisco Ibáñez, lo tiene todo, pobrecica! Y lo simpática que me cae ya!!!

    Y eso de “Continuará probablemente”???
    Cómo que probablemente??
    Ya estás escribiendo con tu inimitable estilo!!!

  16. Penélope said,

    noviembre 30, 2008 a 6:38 pm

    A ver… ese Doctor Monóculo tiene mascota?
    La acaricia mientras se lleva el dedo meñique a la cara?
    Es que si no, no va a conseguir nada con Otilia, Jesjes,
    si no es malo malísimo no habrá quien pueda con ella!

    😀

    Ya lo estoy imaginando! Jajaja!
    Pero no te lo cuento, Jajajajajajaaaa!!!

    Un besito maligno, Muahahahahahaaaa!!!

    P

  17. Liver said,

    diciembre 1, 2008 a 1:03 am

    Qué bueno!… Jejejejeje, si es que no podía ser de otra manera viniendo de ti…

    Jajajajajajajajajaja, me he reído mas con la descripción de Otilia que toas las cosas Jajajajajajajajaja Pobechita ellaaaaaaa, si es que no puedo ni imaginarla por Diossssssssss, qué destrozo has hechooooo Jajajajajajajaja, que malísimo eres, jodío Jajajajajajaja

    Y anda que los ninjas Jajajajajajajaja, qué imaginación, la hostia! Jajajajajajajaja. Aysssssss, deja que respire, joé!… Jejejeje, anda que me estoy pensando yo si ir a las rebajas, mira que si me sale El Zorro por lo menos Jajajajajajajajajajaja

    Te dejo un besote y me voy a reír tranquila Jajajajajajajaja

    Porfiiiiiiiiiiiiii, no tardes en colocar la 2ª parte, valeeeeeee?… Jajaja

  18. Adamas said,

    diciembre 2, 2008 a 1:20 pm

    Uys… lo veo muy largo… :$ ahora no… vendré más tarde a leerlo, te vale? Jejeje

  19. Elixir said,

    diciembre 2, 2008 a 9:19 pm

    Buenísimo! Qué grande!

    La verdad es que me está encantando tu blog. Espero poder seguirte de cerca y ver qué más sucede con esta curiosa tribu.

    Un saludito.

  20. diciembre 5, 2008 a 4:50 pm

    Jajaja, muy buena historia, digna de mí mismo 😛 Si sigues así casi que hasta me voy a picar contigo a escribir, campeón.

    Un saludo y que sepas que me he reído un montón; a ver si sacas pronto la nueva entrega!

  21. Pablo said,

    diciembre 6, 2008 a 5:46 pm

    He llegado aquí a través del blog de Thiago y no he podido más que quedarme, primero porque el diseño me parece precioso y segundo porque Otilia me ha enganchado pero bien 😛

    Saludos!!!! (Esta historia hay que acabarla, eeeeh?)

  22. neogeminis said,

    diciembre 10, 2008 a 9:16 pm

    Está super entretenido y estoy ansiosa por ver con qué delir… um, con qué otras novedades nos sorprenderás! Jajajajaja

    Habrás más ninjas?, más científicos locos? más rebajas? Jajajajaja

    Veremos qué pasa!

    Un abrazo!

  23. moemo said,

    diciembre 12, 2008 a 7:36 pm

    ¡Hola,hola,hola! Antes de nada un saludo. Estuve un tiempo sin internet y ahora me estoy poniendo al día. ¡Que no me olvido de pasarme por aquí!

    No nos puedes dejar así, con lo interesante que se estaba poniendo la historia… No tardes mucho en poner la siguiente entrega. Nos vamos a quedar todos enganchados Jejeje…

    Por si ando muy liada, desearte felices fiestas.

    Un besote!

  24. Aire said,

    diciembre 13, 2008 a 1:11 am

    Hola, ola de mar…

    Me he catapultado desde el espacio de Neo, me llamó la atención el nombre de tu espacio, por razones obvias… Cheshire fue mi primer nick, cuando descubrí el mundo internauta y aún está en mi dirección de correo y web. Pero es con ‘h’ intercalada, que conste…

    Me he reído mucho con tu historia y espero poder seguirla
    (Digo ‘poder’ porque, a pesar de ser gata, tengo memoria de pez)

    Un saludo
    Aire

  25. Valeria said,

    diciembre 21, 2008 a 9:08 pm

    Esto se está poniendo raro, Jajaja, pobre Otilia en medio de semejante escena, ahora me muero de la intriga!! Qué pasará? Qué relación tendrá nuestra heroína (O antiheroína) con el Dr. Monóculo???, Por qué hay ninjas? Son ninjas de verdad???. Espero que no falte mucho para la próxima entrega.

    Besos!!

  26. Balo said,

    diciembre 24, 2008 a 12:13 pm

    Rapidito paso por tu bello rincón para desearte junto a los tuyos lo mejor y la mayor felicidad, en esta noche y navidad, y por supuesto SIEMPRE…

    Miles de abrazos… Felicidadesssssssssssss… Muakkkssssssssss


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: